El corazón delator

Reseñas breves para un mundo jibarizado

Literatura, ciencia ficción, terror, ensayo...

LAS ESTRELLAS, MI DESTINO.

Escrito por elcorazondelator 22-07-2018 en Marcela Servadac. Comentarios (0)

Alfred Bester

Editorial Gigamesh

ISBN 9788416035953

Páginas 237

Precio 8 euros

Traducción: Sebastián Martínez

Ilustración de cubierta: Corominas

Reconozcámoslo: la venganza es un sentimiento que cala hondo en los seres humanos y puede dotarlos de una motivación extraordinaria. Para reparar una afrenta o desfacer un entuerto somos capaces de poner a trabajar toda nuestra imaginación y creatividad. Esa pareja que te engañó, aquella amistad que te traicionó o aquel desconocido que hirió profundamente tu orgullo son merecidos candidatos a sufrir toda tu cólera en aras del honor personal y la justicia cósmica. ¿Qué harías entonces, si te dejasen vagando en el espacio, muriéndote durante seis meses y negándote la ayuda? Gully Foyle, nuestro protagonista, lo tiene claro: remover Roma con Santiago para liquidar a los culpables.

Este es, grosso modo, la base argumental de la exquisita novela que hoy nos ocupa y que ha sido recientemente reeditada por la editorial Gigamesh, con un precio tremendamente competitivo y una diseño de portada a cargo de Corominas tan agresivo como hermoso.

Como decíamos, la novela es básicamente una historia de venganza con unos marcados ecos que recuerdan al Conde de Montecristo, la gran novela de traiciones y revanchas. Gully Foyle lleva seis meses sobreviviendo como puede en su nave averiada y otra que pasa junto a él, la Vorga, le negará el rescate dejándolo a su suerte. Este acontecimiento que podría hundir a cualquiera, resulta tremendamente motivador para nuestro protagonista, que se pondrá manos a la obra para poder salir de allí e ir en busca de quien lo ha abandonado, recorriendo parajes terrestres y extraterrestres en un alucinante siglo XXV.

La novela, publicada en la década de los 50, es un clásico de la ciencia ficción y no ha perdido un ápice de frescura. Muchas obras de este género escritas a mediados de siglo pueden perder actualidad por diversos factores. “Las estrellas, mi destino” es una obra que por tratar las pasiones humanas con tanta destreza y transparencia se merece un lugar destacado en el panteón de la ciencia ficción. Es una novela corta y tremendamente ágil, con muchísimo diálogo y acción, amén de una narración regada con un gran sentido del humor y protagonizada por uno de los personajes más inmortales de la ciencia ficción, Gully Foyle, un tipo con muy mala uva alejado de los tópicos estereotipos de héroes caballerescos, y por eso nos encanta.

Desde aquí, os recomendamos fervientemente esta obra que, además, tiene sin duda uno de los títulos más hermosos de la historia de la literatura: “Las estrellas, mi destino”.


Marcela Servadac


PAISAJES DEL APOCALIPSIS

Escrito por elcorazondelator 01-07-2018 en Marcela Servadac. Comentarios (0)

VVAA

Editorial Valdemar

ISBN  9788477027256

Páginas 576

Precio 33,50


Analizar una antología es siempre problemático porque a pesar de su unidad general, bien sea temática, temporal o generacional, es común y lógico que haya diferencias notables entre sus elementos, lo que hace que dar una valoración global sea un tanto difícil.

Paisajes del Apocalipsis es una antología de 21 relatos cuyo hilo conductor es el fin del mundo tal y como lo conocemos. Tenemos que reconocer, como ya hicimos en otros post, que nos gusta particularmente esta temática, lo cual no quiere decir que toda narración ambientada en un mundo “después del nuestro” tenga que agradarnos. Como decíamos, si bien resulta difícil dar una opinión global, lo cierto es que este volumen tiene una calidad media muy alta.

Cada relato ofrece una visión distinta y peculiar sobre el final de nuestro mundo: distopías, catástrofes naturales, virus que arrasan con la población… y lo hacen casi siempre de una manera muy atractiva. Prácticamente todos los cuentos consiguen trasladarnos esa sensación de caos, de vacío e incluso de pérdida de todo un mundo moral sin asideros a los que aferrarse. Porque muchas veces, no es la destrucción física lo que más nos sobrecoge, sino la destrucción de la humanidad en tanto que concepto, en tanto que valor ético o ideal al que aspirar (como el final del relato que tiene a un perro por protagonista).  Todo ello nos sirve no sólo para ponernos en la situación de un futurible (y si…) sino también para hacernos preguntas acerca de nosotros mismos como individuos y como especie, e incluso para averiguar hasta dónde podríamos llegar dada una situación extrema. Por eso este género es tan prolífico en ideas.

Paisajes del Apocalipsis es una de las muchas antologías temáticas de Valdemar, esta editorial que tan feliz nos suele hacer publicando libros tan peculiares y que tantas sorpresas nos deparan. Por eso no merece la pena, porque ya nos tiene acostumbrados, entrar en detalles sobre lo cuidada y magnífica que es la edición.

Si te gusta la ciencia ficción, especialmente el subgénero apocalíptico, no deberías dudarlo, échale mano y disfruta de una poderosa lectura mientras contemplas cómo el mundo se viene abajo.


Marcela Servadac


REALIDAD DAIMÓNICA

Escrito por elcorazondelator 29-06-2018 en William Wilson. Comentarios (0)

Patrick Harpur

Editorial Atalanta

ISBN  9788494377006

Páginas 476

Precio 25 euros

Isabel Margelí


Son cientos los libros sobre temas esotéricos, entendiendo este término en sentido amplio, que podemos encontrar en las librerías. Como todo en la vida, algunos son mejores y otros son peores. El libro que hoy sacamos a la palestra es de los mejores. Y además, está editado por Atalanta, una de las editoriales más exquisitas de nuestro país.

Patrick Harpur no es un charlatán al uso como muchos de los que se dedican a estos temas. Sí, lo sé, charlatanes hay en todas las disciplinas y en todo el abanico del saber, pero las cuestiones que aborda Realidad daimónica se prestan mucho más a que broten iluminados que intenten ofrecer respuestas a interrogantes que, sinceramente, no la tienen. Todavía. Y ello es así precisamente por eso, porque no podemos ofrecer respuestas contundentes a determinados fenómenos. Por lo tanto, no vale decir siempre que es culpa de los Anunaki o de la CIA. No.

A mi juicio, dos son los principales méritos de Harpur en este libro. El primero es intentar ofrecer una explicación unitaria y global de lo que, generalizando, podríamos denominar como “fenómenos extraños” o “fenómenos paranormales”. Los OVNIs, las hadas, los fantasmas, las visiones marianas…todo forma parte de una misma cosa, de una misma burbuja fenomenológica que puede manifestarse de una forma u otra según el contexto, las circunstancias o el testigo. El intento teórico de unificar estas cuestiones para perfilar una solución es encomiable. El segundo mérito radica en las herramientas que usa para esa posible solución. Harpur echa mano de conceptos platónicos (como el de Anima mundi) o del psicoanálisis jungueano introduciendo nociones interesantísimas como “arquetipo” o “inconsciente colectivo”. La puesta en juego de estas dos ideas en concreto resulta sumamente productiva e interesante, puesto que algunos de esos “fenómenos extraños” llevan acosando a la humanidad desde hace miles de años, independientemente del lugar y del marco cultural, presentándose de la misma forma y aspecto, lo que nos lleva a la idea de “arquetipo”, es decir, de una imagen simbólica que remite a otra cosa y que tiene características muy similares con independencia del contexto.

Si bien el acercamiento de Harpur es muy interesante y original, a veces abunda en los testimonios, algunos incluso de la Edad Media, para intentar ofrecer pruebas de todos estos fenómenos, lo que a veces lo convierte en una retahíla de casos, muchos de los cuales resultan demasiado extravagantes e increíbles, dejando de lado el andamiaje teórico que se deja traslucir en algunas páginas, lo cual es una pena. En cualquier caso, esta obra es ya un clásico del Misterio y su lectura resulta recomendable para todos aquellos que se declaren amantes de lo extraño.


William Wilson


Cántico por Leibowitz: una decepción mayúscula.

Escrito por elcorazondelator 10-06-2018 en Marcela Servadac. Comentarios (0)

Walter M.Miller

Editorial Nova

 ISBN 9788490702246

Páginas 432

PRECIO 10,00


Tenemos que reconocer que nos encanta la ciencia ficción apocalíptica o postapocalíptica, tanto en literatura como en cine o videojuegos. Un mundo arrasado por un cataclismo, por un virus o por efecto del hombre es algo que nos toca la fibra poderosamente. La imagen visual o mental de nuestro mundo como un todo que se ha venido abajo y todos los parámetros humanos han desaparecido tiene una fuerza que tiende a sobrecogernos porque nos hace preguntarnos ¿y si esto pasará de verdad...?

Cántico por Leibowitz es ya una obra legendaria de la ciencia ficción, especialmente del subgénero apocalíptico, que se publicó en 1960 y que ha sido leída y releída desde entonces. En nuestro país estuvo descatalogada hasta  octubre de 2016, fecha en que Nova decidió reeditarla en bolsillo.

La obra se sitúa en un futuro lejano y está dividida en tres partes, o mejor dicho, en tres novelas cortas interconectadas entre sí y entre las cuales pasan unos 600 años. Lo particular de la novela (no vamos a desvelar detalles de la trama), es el enfoque eclesiástico y religioso que aporta al género. Walter M.Miller, el autor, pone el énfasis en el papel que tanto las órdenes religiosas como la Iglesia ha tenido en la salvaguarda y la transmisión del conocimiento, aludiendo indirectamente a dicho rol desempeñado fundamentalmente en la Edad Media. 

Siempre se ha dicho que Miller es un defensor a ultranza de la Iglesia y que ello queda bien claro en la novela. Si bien esto es difícilmente discutible, nos gustaría proponer brevemente otra lectura que difiere un poco. Es innegable que la Iglesia sale bien parada de la obra, pero hay algún punto que es algo más ambiguo. San Leibowitz es venerado como tal por unos documentos que se encontraron en un búnker y que parecían pertenecer a un tal Leibowitz que vivió durante la guerra nuclear que asoló el planeta. Esos documentos, escritos por él mismo, sólo contenían nimiedades y vaguedades que a los ojos del lector carecen de toda importancia; no así para los frailes de la orden de San Leibowitz, que veneran el documento como una reliquia. Cabe preguntarse aquí si el autor ha querido poner de manifiesto lo absurdo de las reliquias y la veneración por ellas, algo que ha sido siempre atacado duramente por el Protestantismo.

Por otro lado, el fraile protagonista de la primera parte, tiene un encuentro con un individuo que más parece un vagabundo pero que él llega  a interpretar como una visión divina porque allí donde el vagabundo decide descansar, el fraile acaba encontrando otra "reliquia". Si bien este pasaje es un tanto ambiguo, puede interpretarse que una mera coincidencia y la presencia de un vagabundo es vista por la orden del santo como una epifanía, lo que no deja de ser un tanto ridículo.

En cuanto a la novela como tal, nos ha resultado tremendamente decepcionante. La ambientación y la idea general son muy sugerentes y originales, pero la trama acaba volviéndose insulsa y las situaciones inverosímiles. A esta obra le pasa algo parecido a lo que le sucede a El mundo sumergido, de Ballard: una idea original y atractiva, un contexto muy bien hilado pero una trama carente de interés y aburrida que no ha sabido exprimir el marco creado. La primera parte de las tres que componen el libro, Fiat Homo, es la mejor con diferencia y desde ahí el libro va cuesta abajo. Si bien tiene muchas ideas interesantes, tenemos la sensación de que no se han sabido plasmar en un argumento interesante ni convincente.

PUNTUACIÓN  4/10

Marcela Servadac


LAS MÁQUINAS DE DIOS. Una aventura espacial

Escrito por elcorazondelator 07-05-2018 en Marcela Servadac. Comentarios (0)

Jack McDevitt

Factoría de Ideas

ISBN 9788498005226

Páginas 410

Precio 20,95

Traductora: Isabel Merino Bodes

NOTA: La Factoria de Ideas,tristemente, cerró hace ya algunos años, por lo que la mayoría de sus títulos están descatalogados. Aun así, esta novela puede encontrarse fácilmente y a buen precio en portales de libros de segunda mano o en librerías de viejo.



El mundo de las space opera cuenta con un gran abanico de novelas que poseen una gran diversidad en cuanto a su calidad literaria se refiere. Cosa lógica, por otro lado. Si bien las tramas pueden ser de lo más variado, sí que hay un topos bastante recurrente en la literatura de ciencia ficción, y es el del primer contacto con “lo otro”, con otra inteligencia distinta a la humana. Dentro de este lugar común, existe otro subespacio que tiene que ver con esa “otredad”, pero siendo ésta algo muerto, algo del pasado que ya no existe y que genera más interrogantes, si cabe, a la humanidad. Ejemplos de esto último serían Pórtico, Cita con Rama, Odisea en el espacio

Las máquinas de Dios pertenece a este último grupo de novelas en las que un grupo de personajes tendrá que indagar en las huellas arqueológicas de una civilización extraterrestre ya extinta. Esta civilización ha dejado monumentos por varios planetas y satélites que parecen tener cierto carácter religioso y que de alguna manera parecen estar remotamente relacionados entre ellos, lo que podría dar pistas sobre quiénes los construyeron, por qué y qué les pasó.

Estos y otros misterios rodean constantemente la trama y hacen que el lector quiera seguir pasando páginas para lograr desvelar el enigma que se esconde tras los Constructores de monumentos, nombre que recibe la desaparecida civilización. Y en este punto está su virtud y su defecto. La novela nos engancha inmediatamente gracias a su ritmo frenético y a la habilidad del narrador para sugerirnos preguntas constantemente en torno a la civilización desaparecida. Además, la obra está repleta de acción y de peripecias, convirtiéndola en una gran novela de aventuras espaciales. Y he aquí el “problema”. Las máquinas de Dios se presenta a sí misma como una obra con un gran misterio que resolver, planteándonos montones de preguntas que llevan a otras preguntas de carácter cuasi filosófico-teológico y que al final muy pocas serán respondidas. El desarrollo de la trama hace que queramos saber más, hace que estemos ávidos de respuestas que, lamentablemente, nunca llegarán. O casi. Y es que, debemos suponer que las interrogantes serán despejadas en los siguientes libros de la saga.

Las máquinas de Dios es una estupenda novela de aventuras ambientada en el espacio, aprovechando muy bien los recursos de este género tan verniano y enganchando al lector desde sus primeros capítulos. Por otra parte, da la sensación de que tiene ciertas pretensiones que no se llegan a cumplir, al menos en esta primera entrega, lo que al final resulta un poco decepcionante.

En cualquier caso, es una novela muy recomendable para pasar el rato pero hay que saber que si se desea saber más y profundizar en los enigmas planteados, habrá que seguir leyendo sus secuelas.


PUNTUACIÓN  7/10


Marcela Servadac